Con Inés he aprendido…

Que olvidé todas las letras de canciones infantiles menos Un barquito de cáscara de nuez.

Que todos tenemos un límite por más paciencia de la que presumamos

Que no vale de nada prever cómo va a ser tu hijo, llega y rompe cualquier esquema.

Que si te quejas de que duerme poco siempre habrá algún padre que diga haber sufrido más.

Que si tu hija tiene los ojos claros siempre habrá quien diga que al de él le cambiaron a los tres meses, a los seis, cuando deje de mamar, al año…

Que el tópico de que no quieres a nadie como tu a hijo es verdad absoluta.

Y de que el tiempo pasa más rápido por él, también.

Que la gran mayoría de las leches de fórmula tienen aceite de palma (y es legal).

Que las ciudades, al menos las mías, no están adaptadas para un carrito.

Que la mejor inversión que hemos hecho desde que nació Inés es la mochila de porteo.

Que nacemos con la capacidad de darle a la gente lo que espera de nosotros: instinto de supervivencia.

Que no pasa nada por imaginarme cómo sería mi vida si no estuviera ella porque al segundo la quiero aún más.

Que esto del amor a un hijo parece no va a parar nunca de crecer.

Que soy capaz de dormir en el filo de una navaja si se tercia, pero despertarme sin pensar en cuanto ella me necesite.

Que soy capaz de escribir con una mano, mientras con el otro brazo la sujeto a ella y quito todos los peligros posibles de una mesa de escritorio. Y no se me da mal. Para ejemplo este post.

Que soy capaz.

Firmado: Papá.

Advertisements