Desde que llegó Inés. 

Desde que tengo a Inés separo la ropa por colores antes de lavarla.

Desde que tengo a Inés me resulta muy fácil bailar en la calle un día cualquiera.

Desde que nació Inés he perdido calidad de vida, si Samantha Villar, no eres la única.

Desde que nació Inés hay más calcetines desparejados, no sé por qué.

Desde que nació Inés la casa está más desordenada y sucia que nunca, y me da igual. Hay cuadros sin colgar, ropa sin colocar y chupas y pañales en los lugares más insospechados.

Desde que nació Inés el tiempo pasa mucho más deprisa.

Desde que nació Inés no he vuelto a dormir una noche del tirón, pero curiosamente no me importa.

Desde que nació Inés hago las cosas porque si, sin que me plantee nada, que hay que bañarla, pues se baña, que hay que ir abuscarla a casa de los abuelos después del curro, pues se va, que hay que hacerle potaje, pues se hace. No hay forma de escaquearse, ni me lo planteo.

Desde que nació Inés cualquier excusa es buena para que Papá y yo nos demos un homenaje casero: un capítulo de una serie, una peli, la final de murgas, la gala Drag, un partido de lo que sea. Cuando antes no nos bastaba mucho para echarnos a la calle a cualquier bar, ahora hacemos lo mismo pero en casa.

Desde que llegó Inés leo muy poco. Intento buscar cualquier hueco, pero no es fácil de encontrar. Puede que sea por lo de los ‘homenajes’ que dije antes.

Desde que nació Inés me siento más completa, más cansada, más plena, más abrumada, más feliz. En fin, podría seguir eternamente…desde que nació Inés…

Firmado: Mamá.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s