Piel. 

Les voy a hacer una revelación: la piel de los bebés no es suave. Por lo menos al principio; tengamos en cuenta que vienen de un medio acuoso y están adaptándose a uno seco, así que es bastante áspera, si me apuran, hasta escamosa. No sé cuánto tiempo pasa, pero bastante, hasta que lo tocas y reconoces aquella expresión ‘suave como el culito de un bebé’  (ocurre igual con la expresión ‘dormir como un bebe’, ¿perdona?)

El caso es que además, tú bebe puede nacer con piel atópica, lo cual por lo visto es cada vez más común en Canarias, debe de ser por el clima, y entonces te dicen que tienes que tener una serie de cuidados extras. En realidad son pautas y consejos  a los que te puede llevar perfectamente tu sentido común y que son bastante útiles para todos los papás, creo. 

Lo primero es que cuidemos la ropa que le ponemos a nuestros hijos; ya lo dije: sentido común. Busca las prendas 100% de algodón y con los tintes más respetuosos posibles, que estamos hablando de una piel nueva, que nunca ha estado en contacto con nada. 

Lavaremos la ropa siempre antes de que entre en contacto con nuestro bebé, que a saber por dónde ha pasado en su largo periplo desde China o Bangladesh (es así, no se escandalicen, ojalá fuera distinto), y siempre sin suavizante, de hecho, nosotros ya no lo usamos para nada (no te aporta nada y encima te ahorras un dinero). Otra cosa que hay que hacer siempre es descoser si se puede, las etiquetas, para lo que yo uso una herramienta muy pequeñita, rápida y barata; si no se puede, pues las cortamos muy pegadita a a la ropa para que no haga daño a la piel, que luego salen unos ronchones que no veas. 

Descosedor muy práctico.

La siguiente recomendación está relacionada con la hora del baño. Olvídate de los largos baños relajantes con tu bebé, un bañito rápido y fuera, con agua tibia más que caliente y un jabón especial. Nosotros estamos utilizando ahora la gama del Instituto Español, por el momento a Inés le va bien. A ver, que no pasa nada tampoco porque juegue en la bañera un rato, pero vamos, que no es lo ideal para todos los días. 

Al salir del baño, secaremos a nuestro peque con pequeños toquecitos, no seamos brutos, que el niño no ha estado cavando papas y le aplicaremos una crema emoliente, para que la piel se mantenga hidratada. Nosotros combinamos dos, porque además, la piel tiene la particularidad de que se acostumbra, así que es bueno variar: Leti AT4 y la del Instituto Español, y no, no me están pagando por la publi, una lástima. Los aceites no aportan ni suavidad ni hidratación, para que lo sepan, y además he leído que algunas marcas no son precisamente buenas para nuestros peques. 

En verano puede aparecer la sudamina, en forma de pequeñas ronchitas producidas por el sudor, a nosotros en ese caso nos va bien aplicar en la zona un poquito de pasta al agua, igual que en el culito y las marcas que deja el pañal: magia. 

Y lo demás sigue siendo de sentido común: cambios frecuentes de pañal, para que no se roce, pasta al agua en cada cambio y más agua y jabón que toallitas perfumadas para limpiarla. 

Firmado: Mamá.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s