Sentimiento de culpa. 

Para ser buena madre tienes que pasarlo mal. Anoche Inés durmió toda la noche, qué bien, ¿no?, pues no. Es decir, bien para ella y claro, para mí también, ¿pero no voy y me siento mal yo? Porque el caso es que yo también he dormido toda la noche, normal, estaba agotada, pero parece que si lo pasas mal eres más madre, todo el mundo te dice que cuando eres madre ya no vas a dormir igual. Cualquiera dice que anoche durmió bien con esa presión.

El caso es que me he dado cuenta de las ganas que tiene el ser humano de pasarlo mal. Pero es por culpa de la competitividad, ¿que tú tuviste un parto malo?, buf, el mío fue peor; ¿que tuviste grietas en los pezones?, pues yo tuve una mastitis; ¿que tu bebe llora todas las noches de 1 a 2?, que va, el mio toda la noche. Esto se puede aplicar a cualquier ámbito de la vida por supuesto, pero como es la maternidad la que nos ocupa, pues eso.

Cuando eres madre novata pasas por un montón de emociones, tu vida es una montaña rusa y la culpabilidad siempre está presente. Ahora mismo estoy escribiendo esto mientras el padre de la criatura intenta calmar una perrera de las gordas. Y yo pienso, ¿por qué llora?, porque no comió bien, porque no le saqué bien los gases, y mil cosas más que se me están pasando por la cabeza. Pero a lo mejor no es nada de eso, si está limpia, alimentada, en fin, tiene las necesidades básicas cubiertas, pues quizá simplemente necesita desahogarse. Pues esto es lo último que se nos pasa a los padres por la cabeza, el caso es flagelarse. Y no ayuda nada el que todo el mundo opine; no sé si se han dado cuenta, pero es algo que se repite en las entradas de este blog: desde que le comunicas al mundo que estás embarazada hasta que tienes a tu hijo en brazos vas a oír muchos, muchos consejos. Y a veces te harán dudar de ti misma y de cómo estás llevando las cosas, porque, por mucho que creas que eres una persona con sentido común y seas consciente de esto que estoy diciendo, da igual, siempre va a haber una parte de tu cerebro que piense: ‘¿y si fulanita tenía razón y no tengo suficiente leche y tengo que darle un biberón?’. Pues yo te digo, mamá novata: sé fuerte, no dejes de repetirte que lo estás haciendo bien, porque será la verdad, nadie conoce a tu hijo mejor que tú.

Desterremos la culpabilidad y si duerme toda la noche, pues disfrutemos, que nos lo hemos ganado.

Firmado: Mamá

Advertisements

One thought on “Sentimiento de culpa. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s